Sant Jordi

Difícil d’entendre per a qui no l’ha viscut mai, la diada de Sant Jordi és una jornada festiva i popular en la qual les parades de llibres, les roses i, sobretot, riuades de gent, prenen els carrers de totes les localitats catalanes. La celebració no pot ser més senzilla: el ritual consisteix a, tot passejant, comprar una rosa, un llibre, o ambdues coses, per regalar a estimats, familiars i amics. Malgrat no ser festiu, la diada i el passeig obligatori omplen a vessar carrers i places tot convertint la diada en una singular festa nacional que se celebra en un dia laborable.

L’origen d’aquesta festa tan singular la trobem en una barreja de tradicions i costums d’èpoques diferents. Coincideix el fet que Sant Jordi sigui patró de Catalunya (de manera oficial des de l’any 1456, tot i que se’l venerava ben bé des del segle VIII), amb el costum, també medieval, de celebrar una Fira de roses o “dels Enamorats” al Palau de la Generalitat.

A aquestes celebracions més tradicionals s’hi va afegir el Dia del Llibre, instaurat a tot Espanya l’any 1926. La celebració literària va acabar fent mixtura amb les tradicions catalanes tot creant una diada de gran acceptació ciutadana.

 

Esta es sólo la teoría, pero en la práctica hoy en Barcelona es un día muy divertido en el que además siempre hace sol. Desde que vivo aquí se ha convertido en mi fiesta preferida. Eso de mezclar flores y libros no me puede gustar más.

Este año nos hemos regalado muchos libros, y alguna rosa:

Marcos ha podido conocer la nueva editorial 66rpm, especializada en música moderna. Y de ahí han caído un par de ejemplares. Porque proyectos así se lo merecen.

Y yo por mi parte he vuelto a caer en los libros ilustrados de editoriales independientes con Papá tatuado y El libro rojo de las niñas. -De este último intentaré escribir más adelante, es una joyita.

También hemos ido a visitar a mi editorial preferida, Blackie Books. Tienen una colección genial de libros con actitud con un catálogo que se explica por sí solo.Hoy no he comprado nada suyo, pero por fín he podido conocer al editor jefe: El fotogénico perrito Lino. Así ya se hace imposible no quererles.

Después de un gran paseo por el barrio de Gràcia, ahora toca descansar leyendo.

Aún queda día por disfrutar.

Imagen

La literatura infantil hoy en día es una pena

Hoy he estado buscando cuentos para una clase en la biblioteca-

Y, aunque he encontrado algunas joyitas, a grandes rasgos no puedo evitar recordar esta entrevista a Ana María Matute:

“La literatura infantil hoy en día es una pena”.

“Lo políticamente correcto lo ha fastidiado todo. No le puedes leer a un niño un clásico, que son fabulosos, porque hoy hay que decirles amén a todo y que al final Caperucita se hace amiga del lobo. Y esto no es así, porque en la vida se van a encontrar con unos lobos tremendos. Al niño hay que decirle que hay cosas buenas, malas y tremendas y no darles una idea paradisiaca del mundo.”

“Aunque no lo pretendan, los cuentos hoy tienen una moraleja de la peor especie y eso es malo, pero lo primero que tienen que hacer los niños es ver a sus padres leer”.